2.11.11

herni

Yo que no fui tan amiga ni lo conocí tanto quiero recordar dos momentos que compartí con él que lo describen en todo lo maravilloso y único que fue como ser humano y como probablemente todos lo recordamos.
Un día me los encontré a él y a Guido en el Parque Centenario tomando una birra. Nos quedamos charlando porque hacía mil que no nos veíamos y Herni me contó de su trabajo con los pibes en la huerta de Agronomía. Tenía una bolsa de la que sacó un tomate miniatura que había cultivado él. "Es el tomate más rico que vas a haber probado", me dijo.
Tenía razón.
Después el año pasado más o menos para esta época me lo encontré en la costanera sur en el festival ecológico en el que tocó Air. Herni estaba en un stand que enseñaba a hacer carteras y macetas con botellas de plástico. Era muy lindo ver cómo le explicaba a cada persona que se acercaba lo fácil que era aprovechar un material que al parecer no tenía otro uso. La gente se divertía y se llevaba orgullosa sus carteritas de plástico tejido por ellos mismos.
Herni era simple y buena onda y siempre que lo veía me hacía dar cuenta lo fácil que puede ser hacer algo por el mundo.
Ojalá nunca lo olvide.